lunes, 19 de diciembre de 2011

"Formulando preguntas"

Todo "al parecer" había salido como mi padre lo esperaba. A la hora del té no se hablaba de otra cosa que no fuera de la cena y de los Luvices. Solo ella y yo permanecíamos en silencio, escuchando los argumentos de mi padre, madre y mi tía. Estábamos tan hundidas en nuestros pensamiento que poco a poco las palabras tan eufóricas de los adultos se convirtieron solo en susurro.

No recuerdo muy bien cual fue mi expresión cuando me vi parada frente a esa familia tan elegante, educada, respetada. Salude con la mano al Sr. de los cabellos de algodón. Tan blanco, tan perfecto que me dieron deseos de tocarlos para asegurarme que eran cabellos reales. Su esposa se acerco a mi y me dio un beso en la mejilla marcando sus rojos labios, imposibles de quitar con servilleta húmeda. Me atrevería apostar que al siguiente día aún quedaba restos de su carmín en mis pálidos cachetes. Entonces cuando lo vi, sentí que mis piernas no tenían fuerzas para mantenerse en pies. Nuevamente la respiración se me entre-corto, pero esta vez sentía que sudaba frío. Muy frío... Mi madre se adelanto a mis deseos de salir huyendo, ¿pero porque deseaba huir? ¿A caso no era él lo que deseaba en la mañana?

-Por favor, pasen al comedor. Deben tener mucha hambre. Hemos preparado...

No escuche nada más. Desde ese instante mis movimientos fueron automáticos. No probé bocado alguno, solo acerque la copa de agua varias veces a mi boca para disminuir la sequedad que los nervios me provocaban. Seguramente mi padre se molestaría al ver mi comportamiento tan extraño, pero al parecer no tenía tiempo para fijarse en esos detalles. Eso me alivio bastante.

Dentro de mi estado robótico - fuera de este mundo -  Arropada por nerviosismo-y en ocasiones - falta de aire; la mirada perdida, llorosa, casi muerta de mi hermana llamaron mi atención. Ahora era ella quien estaba pálida. Podría creer que sui piel estaba helada y no levantaba su mirada más allá del plato. ¡Pobre! ¿Qué estará pensando? ¿Se irá a enfermar? No dejaba de formularme preguntas. Era tan raro verla así. Ella tan hermosa, elegante, educada, inteligente. Siempre tan conversadora... El día antes, en la mañana había llegado de Reino Unido, estudiaba en Oxford University. Pasaría sus vacaciones de navidad con nosotros. Eso me llenaba de alegría. Realmente extrañaba a mi hermana y no deseaba que el poco tiempo que teníamos para compartir se viera nublado por alguna enfermedad. YfG²º¹¹


...

4 comentarios: